Europa

Budapest en un fin de semana | El mundo contigo

Budapest, capital de Hungría, atravesada por el río Danubio, esa preciosa ciudad donde el encanto y la historia invaden cada rincón por el que pasas, a veces no saber tanto (en nuestro caso) sobre algunas ciudades de Europa hace que no esté en la lista de ciudades principales a visitar, pero sin duda fue un acierto, aprendimos muchísimo ya que lleva a sus espaldas una gran historia que no conocíamos hasta el momento de ir, no descartamos para nada volver pronto.

IMG_0228La ciudad queda dividida por el río Danubio en dos partes Buda y Pest, y en medio del mismo se encuentra la Isla Margarita, esta última  por falta de tiempo no pudimos visitarla, pero queda pendiente para futuras visitas.

Según vimos, la zona de Buda es más tranquila y la parte de Pest es donde hay más sitios para tomar algo, comer y donde se encuentra la mayor parte de los edificios importantes… Es decir, Pest es más turística.

La moneda oficial es el Florín, con sacarlo de un cajero allí o en las mismas casas de cambio que encuentras en la ciudad, es suficiente.

Comenzamos nuestra visita con la Gran Sinagoga de Budapest, conocida también como la Sinagoga de la Calle Dohány, la más grande de Europa y la segunda más grande del mundo, después de la Congregación Emanu-El de Nueva York.

Construida en el distrito de Erzsébetváros entre 1854 y 1859 por la comunidad neológica de Pest y bombardeada en 1939 por los nazis, usándola como base de radio alemana y como establo durante la Segunda Guerra Mundial. Solo pudimos verla por fuera, pero se puede realizar visitas guiadas por un módico precio.

El edificio de la Ópera nacional, uno de los edificios neorenacentistas más importantes de Hungría y uno de los grandes edificios de ópera europeos con una de las mejores acústicas del mundo. En el exterior, en la parte superior, encontramos esculturas de famosos músicos y compositores, es precioso y por dentro (lo que nos dejaron ver) también.

Seguidamente vimos la Basílica de San Esteban, su nombre hace honor al primer rey de Hungría, Esteban I, en el interior se encuentra su mano derecha.budapest3

Intentamos ir al Parlamento, ya que nos dijeron que por la noche la vista es genial, pero estaba en obras y no pudimos acercarnos…

Para terminar el día fuimos a lo que llaman ruin bar, hay varios por la ciudad, son muy originales.

El sábado por la mañana hicimos Free tour, es un tour que se realiza en español, es gratuito aunque al final del recorrido voluntariamente le puedes dar una propina al guía.

En el tour conocimos a Kiskiralylany, La Princesita, inspiración de la hija mayor del propio escultor László Marton.

La Academia Húngara de las Ciencias, de donde han salido muchos de los Premios Nobel (Hungría tiene 13), entre ellos el Cubo de Rubik o las lentes de contacto.

Cruzamos a la parte de Buda por el Puente de las Cadenas, el primer puente que unió las partes de Buda y Pest, hasta entonces se cruzaba en barco.

El puente que vemos ahora es una reconstrucción, ya que durante la Segunda Guerra Mundial, los alemanes demolieron todos los puentes de la ciudad.

El Castillo de Buda, también conocido como Palacio Real, ya que antiguamente fue residencia de los reyes de Hungría.

La Iglesia de Matías, también conocida como Iglesia de Nuestra Señora y junto a ella, el Bastión de los Pescadores

Al terminar el tour, nos fuimos al Mercado Central, ahí pudimos encontrar más comida y bebida típica de Budapest.

Del mercado nos fuimos en metro a La Plaza de los Héroes

El Castillo de Vajdahunyad, ¡encantador!

Y para terminar la caminata, una larga sesión de baños termales en los Baños Széchenyi. Pudimos disfrutar de 17 piscinas a diferentes temperaturas, 3 de ellas son exteriores, así que es bastante curioso estar en una piscina a 38º mientras la temperatura de fuera es de 7º.

Tras los baños termales fuimos otro ruin bar que nos recomendaron, Szimpla.

La última mañana que estábamos en Budapest la reservamos para hacer una visita a un monumento muy importante, en sí es muy simple pero con un gran significado, Los zapatos en el Paseo del Danubio.

Está a las orillas del Danubio, conmemorando los fusilamientos a 20.000 judíos en Budapest durante la Segunda Guerra Mundial, representa los zapatos que quedaban en la orilla tras ser fusilados y tirados al mar. Una atrocidad que no debería volver a pasar… Estar en esa parte de la orilla te mete en un momento de silencio y respeto, hay que tomar mucha conciencia.

Comida y bebida

Un plato típico es el Gulash, una especie de estofado de carne con un poco de verdura troceada, patata y en algunos sitios le ponen trocitos de gnocci de patata y una de las cervezas típicas es la Soproni.

En el mercado pedimos un Langos, que es una especie de pizza de masa de churro con diferentes ingredientes por encima y oara beber probamos el Tokaji, un vino dulce muy bueno.

Como en todos los lugares donde hace mucho frío, tienen un licor muy típico que se llama Palinka, es un tanto fuerte, aseguro que ayuda a entrar en calor, ¡ánimo con el trago!

Anuncios

2 comentarios en “Budapest en un fin de semana | El mundo contigo”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s